El cine es considerado un arte y por lo tanto se debe cuidar e incluso asegurar. Cuando se habla del rodaje de una película, se necesitan muchos profesionales en el sector, para las diferentes áreas que necesitan planificación y ejecución, así como se debe tener un equipo especializado en los riesgos que se implican durante determinadas escenas, los cuales deben mantener la integridad de todos los actores, personal de producción e incluso las herramientas que se utilizan. La protección es un aspecto fundamental cuando se buscan cumplir los objetivos para la película, que podamos disfrutar como espectadores en las diferentes salas de cine.

A la hora de planificar la realización de la película, de las escenas y diferentes escenas de acción, especialmente cuando se involucran autos, es necesario contar con toda la documentación que garantice la seguridad de los involucrados, rigiéndose por las leyes del país donde se estén grabando dichas escenas. Masaga es una empresa de gestoría que permite la realización de trámites de forma rápida y sencilla, algo necesario antes de la filmación de cualquier escena con autos.

Las estrellas de cine son personas que viven del cine, pero además se involucran los directores, guionistas, productores, técnicos de sonido, maquilladores, vestuario, operadores de cámara, actores, etc. Son muchos los puestos y funciones necesarias para lograr un rodaje con la calidad que vemos en las pantallas, para incluso estar nominados a diferentes premios importantes en la industria. Las compañías de seguro están conscientes de todas estas personas y buscan crear planes y pólizas para asegurar su integridad ante cualquier eventualidad presentada en set.

Como espectadores en algún momento nos preguntamos al ver coches destrozados si tienen algún tipo de seguro o como es que los estudios costean las escenas de acción y destrucción. Existen diferentes pólizas y coberturas, por lo que sugiere una inversión significante para el estudio productor. Los coches utilizados para las persecuciones y otras escenas donde se pueden destrozar están especialmente para cumplir esa función, representando una pérdida relativamente baja para los productores. Para las películas de alta producción, se tienen sistemas complejos de seguros que se orientan a diferentes aspectos con diversas coberturas.

Los artistas también realizan contrataciones diferentes, dependiendo de la participación y las actividades que deban realizar. Las aseguradoras trabajan muy cerca con los estudios cinematográficos, pudiendo gestionar de esta manera todas las responsabilidades y riesgos de forma segura y eficiente, velando en todo momento por la seguridad de los participantes, sin interrumpir en la visión artística del director.

Dentro de las cosas que se pueden asegurar en está industria se tiene principalmente a los actores, pero también están los equipos usados para el rodaje, los decorados, las piezas de vestuario, los set de filmación, material y equipo de rodaje, así como las cintas y negativos utilizados, el posible daño a terceros y la financiación de la película. Es un mundo bastante complejo que requiere de una planificación y manejo para lograr los mejores resultados.